proceso de duelo
BIENESTAR

El proceso de duelo en tiempos de Coronavirus. ¿Cómo superarlo?

La muerte de un ser querido es uno de los momentos en la vida en los que más necesitamos el contacto humano, pues el acompañamiento nos ayuda a sobrellevar la pena. Sin embargo, los fallecimientos inesperados o en circunstancias complicadas, como el confinamiento por COVID-19, dificultan el proceso de duelo.

En una situación como la que estamos viviendo, en la cual no es posible despedirnos del ser querido y cambiamos el funeral tradicional por uno a distancia, el proceso de duelo se recrudece y se convierte en una curva de emociones. Es decir, pasamos de la incredulidad de la muerte a la irritabilidad, el miedo, la frustración o confusión, aunadas a la ansiedad, el enojo, el cansancio, el desinterés, las ganas de llorar y la tristeza.

Enfrentar nuestras emociones es la clave para superar el duelo. Sin embargo, es probable que en algunas ocasiones el profundo dolor nos impida replantear la vida sin el ser querido y, por lo tanto, necesitemos el acompañamiento de un profesional.

¿Cómo afrontar la pérdida de un ser querido por COVID-19?

Deseando que durante el confinamiento no requieras esta información, te comparto las recomendaciones del grupo de tanatólogos del programa Tiempo y Vida de Grupo Gayosso, para afrontar la pérdida de un ser querido por COVID-19: 

1. Prepara una reunión virtual por video-llamada y organiza una despedida grupal entre familiares y personas allegadas. Establece una hora para contar anécdotas, encender una veladora, hacer una oración, etc.

2. Crea un grupo en redes sociales o una página memorial. Invita a familiares y amigos a subir fotografías y compartir sus sentimientos, anécdotas, enseñanzas y aprendizajes recibidos durante la vida del fallecido. Incluye a los niños en estos rituales y explícales de forma clara y natural la situación, valora su edad y respeta la forma en que puedan y quieran participar.

3. Si alguien no se siente con la fortaleza para compartir la pérdida de forma conjunta, lo puede hacer de forma individual, a través de un diario. Escribe lo que piensas y sientes, no te quedes con nada,

4. Crea un espacio físico en casa para el recuerdo. Elige una foto, coloca velas, flores u objetos de la persona, de tal forma que puedas acudir a ese rincón cuando necesites expresar tus sentimientos.

Date tiempo para sanar

5. Baja el ritmo si lo necesitas, pero no te abandones. Cuida tu alimentación, descanso, condición física y busca una ocupación que te entretenga. También es importante que no tomes decisiones permanentes en este momento.

6. Evita la sobre información y mejor encuentra actividades que te relajen.

7. Recuerda que esta situación no durará para siempre y que cuando termine podrás realizar una despedida presencial y completar tu proceso de duelo.

8. Alterna entre las actividades de “pérdida” y “restauración”, cuyo enfoque se fundamenta en el doble proceso de duelo. Es decir, realiza practicas relacionadas con la pérdida (llorar, ver fotos y hablar del ser querido) y actividades restauradoras (realizar planes para el futuro, tener pasatiempos, meditar).

9. Dale permiso a tu ser querido de “ya no estar”. Piensa que le gustaría que en estas circunstancias estuvieras con bienestar.

10. Busca ayuda en línea con tanatólogos, si lo necesitas.

“Para aminorar la pena se recomienda realizar en casa algún ritual de despedida, así como comprender el dolor por la pérdida y expresar libremente las emociones que el duelo genere, como: rabia, pena, dolor o culpa; a través de la forma que se necesite: llorar, gritar o escribir”, sugiere Anahí Polo, coordinadora del programa de Tanatología en Grupo Gayosso.

Te puede interesar: MITOS Y REALIDADES SOBRE EL COVID-19, SEGÚN ESPECIALISTAS

Jaz Mendoza Jaz Mendoza (339 Posts)

Mamá de Vale. Editora en temas de bienestar y crianza. Pro acciones por la niñez. Gusto por los libros, el cine, el café y la música. Colaboro en Kena revista.


Share
Jaz Mendoza

Mamá de Vale. Editora en temas de bienestar y crianza. Pro acciones por la niñez. Gusto por los libros, el cine, el café y la música. Colaboro en Kena revista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *