multitareas
CRIANZA

Mamá, ¿sabías que las mujeres somos multitareas?

La veía rara. Insistía en desayunar mientras se vestía, en escombrar su cuarto al mismo tiempo que se lavaba los dientes y en comer en lo que veía el celular. Pensé que era la edad, pero un día lo soltó: mamá, ¿sabías que las mujeres podemos hacer varias cosas a la vez? Somos multitareas.

Mamá, ¿sabías que las mujeres podemos hacer varias cosas a la vez? Somos multitareas.

– ¡De verdad! ¿Por qué lo dices?

– Nos dijo miss Lupita en la escuela.

Tal vez la respuesta obvia era:

– ¡Claro, las mujeres lo podemos todo!

Pero, honestamente, no es el mensaje que le quiero trasmitir a mi hija.

Ya sé. Tal vez piensas que estoy loca, pero esta corriente de que las mujeres somos “multitareas” me pone en aprietos. Por supuesto, es una habilidad natural de nuestro género; sin embargo, también pienso que la hemos llevado al extremo.

Querer abarcarlo todo nos tiene profundamente estresadas y agotadas, simplemente no es sano.

Te puede interesar la columna que escribí en Kena: El tiempo exacto de las mujeres de hoy.

– Sabes Vale, tienes razón, las mujeres podemos hacer varias cosas a la vez, pero es más padre dedicarle tiempo a cada cosa. Por ejemplo, cuando hacemos tarea o jugamos yo dejo la computadora en mi oficina; mientras te alisto para la escuela no reviso el teléfono; cuando escribo me desconecto de las redes sociales.      

Siempre tengo mucho qué hacer, nunca acabo, pero hay cosas que no pueden esperar, se les llama prioridades, y en esas me enfoco durante el día. Además, sabes qué, cuando le destinas un espacio a cada cosa, lo haces mejor y lo disfrutas más. Le enseñas a tu cerebro a no pensar en todo a la vez.   

¿Cómo te sentiste estos días que hiciste varias cosas al mismo tiempo?

– Mmm… No sé, como loquita. Mejor ya no lo voy a hacer.

– Jajaja… Se llama estrés y no es sano. Me parece una buena decisión. Gracias por contarme.

No me molesta que se hable de estos temas en la escuela, me da la pauta para abordarlos con Vale desde el interés, pues los entiende mejor. Sin embargo, la clave está en la confianza, si esta no existe, no hay manera de que los niños se acerquen a platicar y, entonces, crecen con ideas o posturas distintas a las de casa.

Hablar de mujeres multitareas poderosas con nuestras hijas, es importante en la actualidad. Sin embargo, antes es necesario reflexionar el tema para comunicarlo de manera oportuna. Personalmente, creo que la mejor herramienta de empoderamiento que le podemos dar a nuestras niñas es crecer emocional y mentalmente sanas.

Te puede interesar: WABI – SABI: LA BELLEZA DE TU IMPERFECCIÓN

Jaz Mendoza Jaz Mendoza (316 Posts)

Mamá de Vale. Editora en temas de bienestar y crianza. Pro acciones por la niñez. Gusto por los libros, el cine, el café y la música. Colaboro en Kena revista.


Share
Jaz Mendoza

Mamá de Vale. Editora en temas de bienestar y crianza. Pro acciones por la niñez. Gusto por los libros, el cine, el café y la música. Colaboro en Kena revista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *