GENERAL

Lise Meitner, la física nuclear que nunca obtuvo el Nobel

La física nuclear Lise Meitner es otro ejemplo del machismo que imperó en el campo científico en el siglo XX y tal vez en este también.

A lo largo de los años que llevo escribiendo estas semblanzas me ha quedado claro que la educación y la cultura no excluyen los comportamientos discriminatorios de género y que en el campo de la ciencia nos encontramos con innumerables historias pertenecientes al Club de Toby. Una más de estas historias esta ligada directamente con uno de los grandes descubrimientos y de mayor impacto que la física tuvo en el siglo pasado; la fisión nuclear.

Esta historia inicia en Viena el 7 de noviembre de 1878 con el nacimiento de Lise Meitner. Lise era parte de una familia judía. Los Meitner no eran especialmente religiosos, a pesar de vivir en el barrio judío de Viena, más bien lo opuesto. La casa familiar era visitada por abogados, escritores que llegaban a jugar ajedrez y platicar con Phillip y Hedwig Meitner, padres de Lise, por lo que su infancia estuvo llena de los más variados y liberales puntos de vista, sin que sus padres la censuraran. Pero lo que no hacen los padres la sociedad lo impone; en Austria estaba prohibido que las jóvenes pudieran realizar estudios universitarios y sólo se les permitía el atender a una escuela especializada en una “educación femenina”, por lo que Lise pasa los años de su adolescencia aprendiendo francés y cuidando a su hermano menor.

Las leyes cambiaron antes de finalizar el siglo XIX y las universidades austriacas comenzaron a aceptar mujeres y tras llevar a cabo los estudios que la preparaban para entrar a la Universidad Lise Meitner entró a la Universidad de Viena en octubre de 1901. Brillante alumna, Lise Meitner se doctoró de la Universidad en 1906 y se trasladó a Berlín. La vida para una científica como ella no era para nada prometedora en Viena.

En Berlín conoció a dos figuras que serían importantes en su desarrollo como física nuclear. A su llegada a Berlín buscó a Max Planck y le pidió permiso para asistir a sus clases en la universidad. Planck es considerado padre de la física cuántica y fue ganador del premio Nobel de Física en 1918. Planck era reticente a tener mujeres en sus clases a menos de que mostraran su inteligencia, “…las amazonas son un anormalidad incluso en el campo de la ciencia…” escribió el científico años antes, claro para Meitner demostrar su inteligencia no fue difícil y el alemán la aceptó.

En 1908, Meitner conoció a Otto Hahn, quien la buscó para invitarla a trabajar a su laboratorio, o al sótano debajo de las facilidades, pues estaba prohibido a las mujeres trabajar en laboratorios del Instituto de Química, algo que fue modificado a los pocos meses. La amistad entre Hahn y Meitner duró por más de treinta años.

Fue hasta 1913 que Meitner consiguió su primer sueldo a pesar de haber trabajado con Hahn durante cinco años, su padre había sido su soporte económico hasta ese día.  El sueldo se lo otorgó Planck al nombrarla primera ayudante de científico en Prusia, Hahn que había conseguido un puesto similar ganaba mucho más que ella.

Cuando estalló la I Guerra Mundial, Lise Meitner trabajó en el laboratorio de rayos X del Hospital Lichterfelde y sus investigaciones sobre el uranio al mismo tiempo. Al terminar la guerra y al reencontrarse con Hahn publicaron los resultados de sus investigaciones; el descubrimiento del elemento proactinio. Hahn firmó el artículo como investigador principal. En 1919 se convirtió en la primera mujer en ser admitida como profesora en el Instituto Karl Wilhelm en Berlín.  Ese año Otto Hahn se hizo acreedor a la medalla de Emil Fischer que otorgaba la Asociación de Químicos Alemanes por sus logros en el campo de la radioactividad, por no dejar la Asociación otorgó una copia de la medalla de Hahn a Meitner, lo que no pareció molestar a Meitner. Pero que obviamente discriminaba su labor en la investigación.

En 1933, Meitner descubrió el positrón meses después de que el físico inglés James Chadwick descubriera el neutrón en 1932. Mientras la situación política en Alemania no era tan optimista. La llegada de los Nazis al poder ponía en peligro a las comunidades judías, de hecho, Albert Einstein que se encontraba en Estados Unidos ya no regresó a Alemania.

Lise Meitner fue una de las pocos científicos judíos que se le permitió proseguir con sus investigaciones, pero se le privó de su cargo como profesora, eso para empezar. Niels Bohr la invitó a trabajar a Copenhague, tratando de salvarla de la política contra los judíos, pero Max Planck la convenció de permanecer en Berlín. Planck como otros científicos alemanes, incluido su amigo Hahn, era optimista de que las cosas volverían a tomar su lugar, nunca calculó que esto no sería así y mucho menos lo que habría de suceder a los judíos alemanes, o lo que es peor en el caso de un científico nunca lo quiso ver e ignoró la realidad.

Para 1938 la situación de Lise Meitner se volvió peligrosa, primero perdió su nacionalidad austriaca, Otto Hahn fue obligado a despedirla, y cuando fue invitada por otros científicos como Niels Bohr a trabajar fuera de Alemania, el gobierno del Tercer Reich le canceló el pasaporte. Planck, Hahn y otros científicos lograron sacarla en 1939 de Alemania y clandestinamente llegó a Holanda. Pero no encontró ayuda en aquel país, Lise Meitner terminó en Suecia con un puesto de profesora con un sueldo mínimo y sin alumnos, boicoteada por uno de sus colegas.

La carrera por la fisión nuclear y la utilización de la energía nuclear estaba en apogeo, en Alemania, Estados Unidos, Italia, Inglaterra.

Su sobrino era otro renombrado físico Otto Robert Frisch, quien trabajando en Hamburgo a principios del surgimiento del nazismo fue victima de los despidos racistas de Hitler y al que Niels Bohr le consiguió un puesto en la universidad de Copenhague, trabajando a la distancia con su tía y apartir de la discusión de las cartas de Hahn con todas las fallas que no lograba entender el alemán para lograr la fisión durante la Navidad de 1939. Lise y Otto Robert publicaron en 1940 en la revista Nature el descubrimiento de la fisión nuclear que no había logrado Hahn a pesar de las facilidades que le había dado el gobierno Nazi. Lise fue invitada a participar en el proyecto Manhattan, pero su visión antibélica la obligó a rechazar la oferta.

Capturado Hahn por las fuerzas aliadas junto con los demás científicos del Proyecto Urano al finalizar la guerra, los micrófonos de los aliados captaron como el científico se expresaba de manera despectiva de su colega por más de treinta años. Tal vez al final Hahn era igual de racista y machistas que muchos de los alemanes nazis y su dolor por haber sido vencido por una mujer judía era algo impensable. A pesar de todo Otto Hahn recibió en 1945 el Premio Nobel de Química y en su discurso jamás hizo mención de Lise Meitner que una vez más fue omitida de obtener el reconocimiento merecido por su trabajo. La amistad había terminado. Hahn permaneció en más de un sentido un hombre amargado y resentido, no por Meitner a quien ya no reconoció jamás, sino por la derrota de Alemania y su derrota personal como científico.

Para los norteamericanos Lise Meitner era “La madre judía de la Bomba” y fue reconocida como la mujer del año en 1946. Los reconocimientos de la comunidad judía norteamericana no la hacían feliz pues ella nunca se consideró judía, incluso al parecer durante su juventud, mucho antes del nazismo ella se había bautizado como protestante.

En 1960, emigró a Estados Unidos para estar cerca de su familia, en 1968 sufrió una caída que le fracturó la cadera y varias embolias menores que en un principio le afectaron el habla. El 28 de octubre de 1968 murió. Días antes de cumplir 90 años. Unos meses antes Otto Hahn había muerto también.

Su sobrino Otto Robert Fischer escribió su epitafio: “Lise Meitner una física que jamás perdió su humanidad.”

Al inicio de su carrera cuando investigaba la radiación con Hahn, Lise Meitner conoció a Einstein gracias a Max Planck. Albert Einstein se refirió a ella como “Nuestra pequeña Marie Curie” en realidad Lise Meitner podría comparar más con Rosalind Franklin, otra víctima de la machista Academia Sueca.

En 1982 un par de científicos alemanes; Peter Armbruster y Gottfried Münzenberg, lograron sintetizar un nuevo elemento radioactivo al que llamaron meitnerio en honor de Lise Meitner.

Te puede interesar: La joven eslovena héroe de la antigua Yugoslavia.

Armando Enríquez Armando Enríquez (206 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *