GENERAL

12 recomendaciones para hablar en público

Hola a todas.

Espero que estén cubriéndose bien para este frío que ya nos está poniendo azules en la mañana. Brrr…

Hace unos días me pidieron entrevistarme y grabar la entrevista. El día que vino el equipo de grabación, me explicaron la dinámica. Antes de empezar me preguntaron: ¿la han entrevistado antes? Dije que sí y vi en los ojos del videograbador una duda. Supuse que le había tocado grabar a muchas personas que no habían tenido esa experiencia y que tal vez la cápsula planeada de 5 minutos se convertía en una experiencia de pesadilla por más de una hora.

Hablar en público es una habilidad que se puede practicar y perfeccionar. El prospecto de tener una audiencia puede hacer temblar a chicos y a grandes, no hay duda. Por eso pienso que resulta interesante practicar con nuestros chicos, ¡porque también nos ayudará a nosotras!

Tuve la oportunidad de estar en un evento oficial sobre la enseñanza del inglés en México hace meses. Ese día le tocó a una colega dar el discurso correspondiente. Mi participación fue en la redacción del discurso, a ella le correspondió hablar, usando un foro redondo y estando rodeada de más de 900 personas que incluían autoridades gubernamentales, representantes de embajadas diversas, directores y supervisores académicos de todos niveles y muchos maestros de inglés. La verdad sea dicha, ese contexto sí me daría varias noches de insomnio. Mi compañera me contó después que los días anteriores había practicado dar vueltas dando el discurso. ¡Siempre es más complicado cuando te están viendo y escuchando de cuatro lados!

¿Cómo podemos practicar con los chicos? Repasemos algunas recomendaciones útiles. Algunas de estas recomendaciones también les serán útiles a nuestros chicos cuando presenten la parte de la prueba de expresión oral de un examen Cambridge English en primaria, secundaria o preparatoria.

1.- Practica para tu escenario

Si sabes cómo va a ser el lugar donde hablarás puedes hacer tu repaso recreando el escenario lo más posible apegado a lo que tendrás. La mayoría de las veces todavía se utiliza un lugar donde vas a tener de frente a las personas que te escuchan. Sin embargo, cada día se ven más contextos donde hay 3 lados que rodean al orador. Cuando practiques con tus chicos, si son pequeños, sus muñecos de peluche pueden ser sus escuchas, por ejemplo.

A veces nos toca hablar en teatros que son rentados para eventos durante el día. En estos lugares, una vez que te presenten y empieces a hablar, los potentes reflectores te impedirán ver a las personas. ¡Práctica con las luces apagadas! He sido afortunada que no me ha tocado empezar a hablar, pasar a la oscuridad y al regresar las luce ver solamente a la mitad del auditorio inicial, pero sí me ha tocado ver cómo pasa así a veces. ¡Sí me ha tocado ver algunas personas dormidas cuando regresan las luces! Algunas veces incluso antes de empezar mi presentación o discurso digo que cuando se apaguen las luces se pueden dormir, ¡siempre y cuando ronquen bajito!

2.- No tengas miedo a las interrupciones

Considero que lo mejor es que definas tu posición desde el principio: “Agradeceré que las preguntas sean hasta después de mi presentación”. “Si tienen alguna pregunta, por favor interrumpan en ese momento”.

Ambas opciones son válidas y dependerán del tipo de evento, presentación, tiempo disponible, etc.

3.- Escucha la pregunta atentamente

Si te preguntan por tu familia y respondes sobre el clima en tu ciudad no estarás cumpliendo tu cometido. En caso de no entender, pide que repitan la pregunta, ¡se vale!

Si tienes tiempo de preparar, avócate al tema/título de tu presentación. Una de las experiencias más vergonzosas en mi carrera fue ver a una colega dar una presentación sobre algo que no era el tema anunciado. O nunca entendió y preparó algo diferente, o de plano lo dejó al último momento y presentó algo que ya tenía hecho que era de otra cosa.

4.- Habla claramente

¿Cómo pueden estar de acuerdo contigo o calificarte si no te entienden? En el caso de hablar en inglés, por ejemplo, hay personas que piensan que hablar súper rápido te hace sonar muy bien. No es así. Si vamos a hablar, hablemos para que nos escuchen y entiendan.

5.- Los chistes

Muchas personas y muchos sitios de internet te sugieren empezar una presentación con un chiste. Si eres bueno contando chistes, adelante. Si tu personalidad no te lleva por ese camino, no lo intentes. Toma en cuenta también que no es fácil traducir algunos chistes o que pueden resultar sin sentido o incluso ofensivo para algunas personas, contextos, países, etc. Contar un chiste no es obligatorio en una presentación. Si tú usualmente usas chistes en la vida diaria, ya verás que se te presentan naturalmente cuando empieces a hablar.

6.- Duerme bien el día anterior

El hablar en público siempre representa un reto, incluso para los más experimentados. Yo siempre siento las famosas mariposas (a veces tamaño dinosaurio) en el estómago justo antes de empezar. Estar bien descansado el día que presentas, en el trabajo o tu examen, te ayudará a estar mejor concentrada y relajada.

7.- Come adecuadamente el día anterior

Nuestra mente es una máquina maravillosa. Alimenta esa máquina con el combustible adecuando. La dopamina y la epinefrina ayudan a tener óptimos niveles de alerta mental. Ambas substancias se encuentran en la tirosina, un aminoácido que forma las proteínas. Asegúrate de incluir proteína en tu cena el día anterior. Comer dulces, pasteles, comida chatarra y tomar bebidas azucaradas no es una buena idea.

8.- Un poco de ejercicio te quitará la tensión

No se trata de hacer 100 sentadillas o correr 10 kilómetros antes de tu presentación o el examen. El cortisol es una substancia que libera nuestro cuerpo cuando nos encontramos bajo tensión. Un nivel alto de cortisol nos inhibe la creatividad y hace difícil el poder concentrarnos adecuadamente. Caminar un poco a ritmo suave antes de tu presentación o de llegar al examen te ayudará considerablemente a eliminar el cortisol.

Respirar profundamente por un minuto también te ayudará a relajarte, ¡te lo garantizo! No lo hagas por más de un minuto porque puedes llegar a hiperventilarte.

9.- El Plan B

Siempre que tengo una presentación (Plan A) me preparo el Plan B. ¿Qué tal que no hay luz? ¿Y si no tienen el cable adecuado para conectar mi computadora/tableta? ¿Si no abre mi presentación? ¡Ya me ha pasado con mi presentación y mi equipo!

Seré brutalmente honesta con ustedes. Yo creo que deberían llegar al Plan C.

10.- Prepárate mentalmente

¿Tú que haces usualmente antes de una presentación o discurso? Yo trato de ver el salón donde presentaré. Visualizo también el inicio y el final, sintiendo que todo saldrá bien. Me recuerdo que una vez empezando la presentación me encanta estar ahí porque disfruto mi trabajo enormemente.

Para los chicos, poder visualizar cómo se lleva a cabo una prueba de expresión oral les ayudará mucho. Te invito a ver cómo Cambridge Assessment English está utilizando la realidad virtual para ayudar a los candidatos a bajar el nivel de ansiedad. Muy buena idea si puedes ver los videos con los chicos.

11.- Una pausa

En una presentación, nos dicen los expertos, si la persona que presenta se queda sin hablar por 2 ó 3 segundos, la audiencia piensa que tal vez perdiste el hilo. Si la pausa es de 5 segundos se percibe como algo intencional. Si son 10 segundos o más, lo más probable es que la mayoría de los que se encuentran ahí contigo volteen a ver qué es lo que está provocando el silencio. En el momento en que empiezas a hablar de nuevo después de 10 segundos, tu audiencia se queda con la sensación de que eres alguien que sabe verdaderamente manejarse bien en una presentación. Los presentadores chafas son los que no soportan el silencio y tratan de hablar todo el tiempo. Recuerda hacer unas pausas de vez en cuando.

12.- Utiliza un dato curioso

¿Sabías que las lluvias en Saturno y Júpiter son con diamantes? Usar un dato curioso dentro de tu presentación la hará memorable ¿Sabías que si buscas ‘datos curiosos’ en Google encontrarás casi 6 millones de resultados?

¡Éxito en esas presentaciones y exámenes!

Esta vez me despido con un “Muchas gracias”. Con esta contribución cierro un ciclo en mi vida donde tuve el honor de compartir este espacio en Mamá Ejecutiva con ustedes. Les agradezco profundamente el haber seguido mis palabras y pensamientos durante estos dos años maravillosos. Espero poder regresar con ustedes en fecha próxima. Les mando un gran abrazo.

Rosalía

«¿Podrías decirme, por favor, hacia dónde debo ir desde aquí?»

 «Depende mucho de dónde quieras llegar«, dijo el gato.

Alicia en el país de las maravillas, capítulo 6, escrita por Lewis Carroll

Rosalia Valero Rosalia Valero (63 Posts)

Directora de la División de Servicios de Evaluación en Cambridge English Language Assessment, Oficina de Representación México, Centroamérica y el Caribe.


Share
Rosalia Valero

Directora de la División de Servicios de Evaluación en Cambridge English Language Assessment, Oficina de Representación México, Centroamérica y el Caribe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *