GENERAL

Josefa Cuevas de Sansores, la primera geóloga mexicana

En un campo que hasta ese momento se consideraba único para los hombres, el amor por un hombre primero y después la pasión por su profesión se desarrolló una gran profesionista.

La Geología en México no era un campo de estudio ni de hombres, ni de mujeres antes del auge petrolero del país, la importancia por conocer los suelos y más tarde todo aquello que se relacionara con ellos se convirtió desde inicios del siglo pasado en algo de vital importancia para las empresas extranjeras que extraían el petróleo en nuestro País, como más adelante lo fue para la empresa nacional surgida de la expropiación de 1938. Sin embargo no ha sido de la misma importancia documentar la historia de los pioneros de la geología en México y mucho menos de las muchas mujeres que durante los años cincuenta, sesenta y setenta del siglo pasado se dedicaron a esta rama de la ciencia. La primera de ellas fue una mujer yucateca a la que el amor no sólo le cambió la vida, sino la vocación profesional. Los datos biográficos de la ingeniero Cuevas de Sansores provienen del artículo publicado por la Revista Digital Universitaria escrito por Ana María Sánchez y Julia Tagüeña Parga.

Josefa Cuevas de Sansores nació en Mérida, Yucatán el 24 de marzo de 1920. Hija de una maestra de primaria y la menor de tres hermanas Josefa decidió estudiar Derecho. Pero la vida la hizo cambiar de giro cuando se enamoró y casó a muy temprana edad con Enrique Sansores quien aspiraba a convertirse en ingeniero, entonces Josefa cambio su interés por las leyes por la geología.

Una vez casados la pareja viajó a la ciudad de México, pues la ingeniería en cualquiera de sus ramas sólo podía estudiarse en la capital del país. Los esposos ingresaron a la Universidad Nacional Autónoma de México.  Josefa Cuevas de Sansores se tituló como geóloga en 1950 y se convirtió en la décimo quinta mujer en graduarse en la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Veinte años antes en 1930 Concepción Mendizábal se convirtió en la primera ingeniera mexicana. Josefa Cuevas, como Concepción Mendizábal, fue una extraordinaria estudiante que llamó la atención a sus maestros por su dedicación y entrega.

Entre los profesores y sinodales de la joven yucateca se encontraban algunos ingenieros que trabajaban en PEMEX; Eduardo Guzmán y Federico Mina entre otros la impulsaron y recomendaron para que consiguiera un puesto como ayudante en el Departamento de Geología de la Gerencia de Exploración de PEMEX aun antes de terminar su carrera. Josefa trabajó en PEMEX se dedicó básicamente al estudio de los foraminíferos bentónicos que son fósiles de seres protistas que habitaron el planeta durante el precámbrico.

Durante 23 años Josefa se dedicó en diferentes regiones del país a trabajar en las zonas de exploración de la empresa petrolera del estado hasta que en 1969 fue transferida a la Ciudad de México al IMP (Instituto Mexicano del Petróleo) donde trabajó hasta 1978 año en que se jubiló.

A partir de ese año Josefa Cuevas de Sansores se dedicó a la consultoría independiente para PEMEX al lado de su esposo. En 1990 la Sociedad Geológica Mexicana otorgó a Josefa Cuevas de Sansores un diploma como reconocimiento como su contribución al desarrollo de la geología en México. En 2010 a los noventa años de edad Josefa Cuevas de Sansores falleció en el Estado de Morelos.

OTRAS COLUMNAS DE ARMANDO ENRÍQUEZ:

Mujeres que nos dieron patria.

Leonor Villegas de Magnón, enfermera para todos.

Irena Sendler, el silencio del heroísmo.

Patricia Highsmith, la novela negra en su máxima expresión.

Hildegarda de Bingen, una mujer excepcional.

Patsy O’Connell, repeliendo los estándares de sus tiempos.

Nico, la voz alemana del rock.

Hojo Masako, una guerrea japonesa.

Esther Luque Muñoz, la primera farmaceuta mexicana.

Urraca, la primera reina de Castilla y de España.

Inés Arredondo, protagonista de las letras mexicanas.

María la Hebrea, madre de la alquimia occidental y de la química.

Madam C.J. Walker, la primera negra empresaria y millonaria en Estados Unidos.

Raymonde de Laroche, la primera aviadora con licencia.

Isabel de Barreto, historia de una expedición fracasada.

María de Estrada, la mujer que llegó con Hernán Cortés.

Catalina de Bustamante, la primera educadora en América.

Adela Sequeyro, pionera del cine mexicano.

Ching Shih, la pirata dueña del Mar de China.

Refugio Barragán de Toscano, novelista mexicana del siglo XIX.

Leonor de Aquitania, la madre de Ricardo corazón de León.

Nellie Campobello, escritora secuestrada.

Properzia de Rossi escultora renacentista.

María del Pilar Roldan, primera medallista olímpica mexicana.

Mary Anning y los dinosaurios.

Dolores Correa y Zapata convicción por educar y formar.

Billie Holiday, una fruta maravillosa del jazz.

Eloísa, monja a la fuerza.

Matilde Landeta o la desgracia de querer dirigir cine en México.

Wu Zetian, la única emperatriz china.

María Teresa Castelló, Girasola preservando nuestra cultura.

Beatrix Potter, la vida con la naturaleza.

Angélica Morales Von Sauer, pianista mexicana.

Artemisa I de Caria, Capitana de Barcos.

Las brujas de la noche: Pilotos soviéticas de la II Guerra Mundial.

Paris Pismis, la astronomía moderna en México.

Isabel La Católica, reina de Castilla, simiente de un imperio.

Isabel dos Santos, la mujer más rica de África.

Armando Enríquez Armando Enríquez (206 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *